Patologías

Retraso del lenguaje

Tras los 18 meses de vida de un niño, si no ha dicho sus primeras palabras, probablemente se encuentre con problemas de demora en el lenguaje.  Esta patología no tiene una causa clara, puesto que puede que existan déficits a nivel auditivo, intelectual, motor o de conducta.

Por lo general, esta patología influye más en la expresión que en la compresión. Los niños que la sufren tienen menos vocabulario que niños de su misma edad, con frases más cortas y, sobre todo, mal estructuradas. Además, pueden sufrir dislalias que son los trastornos en la pronunciación de determinadas palabras.

Dificultad de aprendizaje

Esta patología se presenta cuando el niño tiene una dificultad significativa en la adquisición y uso de la escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas.

Estos trastornos pueden ocurrir a lo largo de todo el ciclo vital y son debidos al sistema central nervioso.  Es conveniente la prevención temprana, por lo que es recomendable que, si se ve cualquier indicio en el niño, debemos empezar a valorar la aparición de esta dificultad.

Discalculias

Se trata de una dificultad en el aprendizaje de las matemáticas. Este problema afecta tanto al rendimiento académico como a la vida normal del niño cuando hace frente a un cálculo básico.

Normalmente este tipo de patología se puede mostrar en el colegio, cuando el niño realiza las demás materias sin ningún problema y tiene múltiples dificultades con las matemáticas.

La causa no está clara, pero se puede deber a la genética, a distintas anormalidades neurológicas y a variables ambientales.

La metodología consiste en realizar trabajos más personalizados para la persona afectada. Así como también ir desde los conceptos más abstractos a los más concretos.

Dislexia

La dislexia se puede encontrar en niños cuando tienen una dificultad en la lectura. Además, aunque lo normal es que aparezca también aunado a una dificultad en la escritura (disgrafia), puede presentarse por separado.

Para tratarlo, primero es importante realizar una evaluación completa tanto de lectura como de escritura. Para realizar el tratamiento, es necesario adaptarlo a cada niño, pues puede estará influyendo algo diferente en cada uno.

Los errores más típicos que puedes observar para saber si se tiene un problema de dislexia son: saltarse palabras, sílabas o sonidos, sustituirlos por otros diferentes y, además, realizar una lectura excesivamente lenta. Estos problemas tienen que ser frecuentes y persistentes.

Problemas de conducta

Hay comportamientos que pueden no ser comunes frente a un niño de esa edad: discusiones, agresiones, enfados o actuaciones de forma desafiante frente a los adultos.

Esta patología es importante tratarla a una edad temprana y el tratamiento tiene que ser adaptado a las necesidades tanto del niño como de la familia.

Los problemas de conducta pueden estar relacionadas con dificultades del aprendizaje que quizás necesiten una intervención adicional.